Desestimado el recurso de inconstitucionalidad contra el impuesto temporal de solidaridad sobre grandes fortunas

El Pleno del Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid contra el impuesto temporal de solidaridad sobre grandes fortunas, creado por la Ley 38/2022, de 27 de diciembre (art. 3).

La sentencia rechaza todas las impugnaciones, por las razones siguientes:

1. Respecto a la vulneración del ius in officium de los diputados.

El Tribunal aplica la doctrina constitucional sobre el derecho de enmienda, seg√ļn la cual el art. 23.2 CE solo se vulnera cuando existe una evidente y manifiesta falta de conexi√≥n entre el contenido de la enmienda y la iniciativa respecto de la que se presenta. No es el caso del impuesto sobre grandes fortunas, ya que la proposici√≥n de ley que dio lugar a la Ley 38/2022 ten√≠a por objeto la creaci√≥n de dos grav√°menes (energ√©tico y bancario) cuyo prop√≥sito era proveer -al igual que el tributo impugnado- de ingresos p√ļblicos con los que afrontar las consecuencias de la crisis energ√©tica y de precios causada por la guerra de Ucrania. Por tanto, la enmienda cumple con el requisito de homogeneidad.
 

2. Respecto a la alegada vulneración de la autonomía financiera de la Comunidad de Madrid.

La sentencia recuerda que el impuesto sobre grandes fortunas es complementario del IP -tributo de titularidad estatal cedido a las CCAA- de modo que lo satisfecho por √©ste se descuenta para determinar la cuota del nuevo impuesto, el cual no afecta ni interfiere en ninguna de las competencias auton√≥micas sobre el IP. La sentencia subraya que el recurso no indica ninguna competencia auton√≥mica que se haya visto afectada por el impuesto impugnado. La queja real de la Comunidad de Madrid -aclara- es que aquellos de sus residentes con un patrimonio superior a 3 millones de euros (√ļnicos que est√°n sujetos al impuesto sobre grandes fortunas) tendr√°n que pagar el nuevo impuesto estatal, con lo que Madrid pierde su atractivo fiscal para atraer dicha riqueza a su territorio. Para el Tribunal, este objetivo no puede impedir al Estado ejercer su competencia para establecer nuevos tributos. Si en el pasado el Tribunal Constitucional ya ha reconocido que el Estado puede ocupar un espacio fiscal auton√≥mico para armonizarlo, con mayor raz√≥n podr√° hacerlo en su propio espacio fiscal, como es este.
 

3. Respecto a la infracción de los principios de no confiscatoriedad y capacidad económica.

Se desestima con base en la consolidada doctrina constitucional por la que se entiende que el impuesto sobre grandes fortunas solo tendr√≠a efecto confiscatorio en caso de agotar el valor del patrimonio, no la renta generada por los bienes gravados, que es una manifestaci√≥n distinta de la capacidad econ√≥mica. Y, por lo que concierne a este √ļltimo principio, el recurso tampoco aporta datos sobre el supuesto car√°cter desproporcionado de los tipos de gravamen. Es m√°s, la sentencia cita datos extra√≠dos de las estad√≠sticas de la AEAT seg√ļn los cuales el tipo efectivo de gravamen del impuesto sobre grandes fortunas est√° por debajo del 0,5 por 100 del valor del patrimonio gravado, por lo que no es desproporcionado.
 

4. Respecto a la infracción del principio de seguridad jurídica.

La sentencia subraya que el impuesto sobre grandes fortunas no se aplica en relación con un periodo impositivo, sino solo por referencia a una fecha concreta (31 de diciembre de 2022 y 2023). Por ello, a la fecha de entrar en vigor no había ninguna situación que hubiera empezado a producir efectos, por lo que no tiene carácter retroactivo y no se vulnera el principio de seguridad jurídica.

La sentencia, que todavía no está publicada, cuenta con el voto particular de cuatro de los magistrados.