Primera sentencia que declara nulo por discriminatorio el despido en situación de baja por accidente

El juzgado 33 de lo Social de Barcelona mediante sentencia de 23 de diciembre de 2016 ha declarado como nulo un despido de un trabajador en situaci√≥n de baja por incapacidad temporal con causa en un accidente de trabajo. La noticia, as√≠ explicada, no resultar√≠a ciertamente novedosa partiendo del Juzgado indicado, por cuanto el criterio particular del titular del mismo no se aparta de anteriores pronunciamientos. La cuesti√≥n primordial radica en que dicha sentencia ha sido dictada despu√©s de elevar una cuesti√≥n prejudicial por parte  del propio juzgado ante el Tribunal de Justicia de la Uni√≥n Europea, que mediante resoluci√≥n de 1 de diciembre de 2016, asunto C-395/15 Daouidi (ES) fall√≥ en el sentido de entender nulo el despido en las circunstancias indicadas.

Anteriormente ya hab√≠an llegado al Tribunal Supremo espa√Īol diversos asuntos en los que se hab√≠a planteado id√©ntica cuesti√≥n, y hasta la fecha siempre hab√≠a √©ste entendido que la circunstancia planteada, un despido sin causa aparente formalizado durante el periodo de baja de un trabajador, podr√≠a considerarse improcedente pero en ning√ļn caso nulo, por cuanto nunca se hab√≠a asimilado  una baja temporal a una situaci√≥n de discapacidad permanente, que era lo que ciertamente dar√≠a lugar a una nulidad de despido por discriminaci√≥n directa con vulneraci√≥n de derechos fundamentales, de conformidad con las normas nacionales.  

La novedad, como veremos, radica en que el TJUE asimila una situación de baja sin visibilidad del tiempo de recuperación del afectado, o con una perspectiva de larga duración, a una situación de discapacidad permanente.

El caso en cuesti√≥n trataba de un ayudante de cocina al que, tras sufrir un aparatoso accidente de trabajo el d√≠a 3 de septiembre de 2014, se le diagnostic√≥ una luxaci√≥n de codo, y durante el periodo de recuperaci√≥n, sin una fecha cierta siquiera orientativa de reincorporaci√≥n, el d√≠a 26 de noviembre de 2014 fue despedido disciplinariamente mediante carta en la que se justificaba la extinci√≥n unilateral con causa en un rendimiento inferior al esperado. El trabajador interpuso una demanda de nulidad del despido, solicitando una indemnizaci√≥n por da√Īos morales y materiales de 6.251 ‚ā¨ y 2.841 ‚ā¨ respectivamente, alegando que se hab√≠a vulnerado su derecho fundamental a la integridad f√≠sica, al tener dicho despido un √ļnico motivo en su situaci√≥n de incapacidad temporal con causa en el accidente sufrido, y por ello deb√≠a asimilarse al concepto de discapacidad tal como se recoge en la Directiva 2000/78/CE, de 27 de noviembre de 2.000. 

La Sentencia del TJUE interpreta el concepto ‚Äúdiscapacidad‚ÄĚ en el sentido de que el trabajador debe sufrir dolencias f√≠sicas, mentales o ps√≠quicas que supongan un obst√°culo para realizar un trabajo en condiciones de igualdad con los dem√°s trabajadores, y por tanto la limitaci√≥n tiene que ser ‚Äúduradera‚ÄĚ.

Es importante tambi√©n destacar que el trabajador fue contratado inicialmente para cubrir una eventualidad, y hab√≠a superado el periodo de prueba, con la anuencia del jefe de cocina, y que como consecuencia del indicado accidente, solicit√≥ una invalidez permanente ante el INSS. 

El TJUE resuelve la cuesti√≥n prejudicial planteada en el sentido que un despido, por el mero hecho de hallarse el trabajador en una situaci√≥n de incapacidad temporal por accidente de trabajo, ello no determina que el mismo sea nulo por ser calificada autom√°ticamente como ‚Äúduradera‚ÄĚ, si bien en los casos en que la limitaci√≥n de capacidad en la fecha del hecho despido no presente una perspectiva bien delimitada, o cuando dicha incapacidad se prevea que puede prolongarse significativamente antes de la total recuperaci√≥n del afectado, s√≠ que podr√≠a considerarse como tal , y en su consecuencia existir√≠a una vulneraci√≥n de derecho fundamental. As√≠ pues, corresponde al juzgador establecer, primero, que no existe otra causa distinta que haya motivado la decisi√≥n unilateral de la empresa, y segundo, la comprobaci√≥n de todos los elementos objetivos para apreciar dicha circunstancia ‚Äúduradera‚ÄĚ determinante. En ese caso, nos encontrar√≠amos con un despido nulo, criterio que se aparta de lo que hasta la fecha hab√≠a venido reiteradamente considerando la jurisprudencia nacional espa√Īola. 

Debemos recordar que la Carta de los Derechos Fundamentales de la Uni√≥n Europea tiene el mismo valor que los Tratados y se considera Derecho primario desde la entrada en vigor el Tratado de Lisboa (art. 6.1 TUE) 

El juez  ‚Äúa quo‚ÄĚ del Social 33 de Barcelona, en el asunto en cuesti√≥n, con base en los hechos probados, llega a las dos convicciones necesarias para decretar la nulidad del despido, con base en el pronunciamiento de la cuesti√≥n prejudicial por parte del TJUE: por un lado, entiende probado que la causa real del despido no fue otra que el mero hecho del accidente, y por otro, que el despido, 53 d√≠as despu√©s del percance, tuvo su fundamento al percibir el empresario que tal incapacidad ser√≠a ‚Äúduradera‚ÄĚ. 

Debemos esperar la confirmaci√≥n de dicho nuevo criterio por parte de los Tribunales Superiores nacionales, aunque entendemos que no podr√° la interpretaci√≥n ser distinta conceptualmente a la recogida por el TSUE,  debi√©ndose atender en adelante a las circunstancias particulares de cada caso. Seguramente, dicho pronunciamiento tendr√° tambi√©n consecuencias en el resto de pa√≠ses integrantes de la Uni√≥n.  

Lecturas: 2.047